7 ene. 2009

Las pernoctaciones bajan un 25% aunque hubo 7.307 turistas más que en el 2007

nortecastilla.es >> 07 enero 2009

M. J. PASCUAL

El año pasado vinieron más turistas a Zamora pero tan sólo a pasar el día. El escollo para el despegue de la ciudad como destino del turismo de interior sigue siendo el bajo porcentaje de pernoctaciones respecto de otras capitales de Castilla y León y los hosteleros reclaman más apoyo institucional para favorecer la implantación de empresas de ocio alternativo que incrementen la oferta «más allá de las piedras». Los turistas, advierten, buscan cultura «y algo más».

Zamora recibió en el año 2008 un total de 56.350 visitantes frente a los 49.043 que vinieron a la ciudad en el año 2007, cifras que suponen un incremento del 15% con un total de 7.307 turistas más, según los datos proporcionados por la Oficina Municipal de Turismo.

El incremento de visitantes respecto al año 2007 se produce en todos los meses menos en noviembre y en abril, «este último condicionado por la celebración de la Semana Santa en marzo, factor que hizo que los datos respecto del mismo mes del año anterior fuesen más bajos», explicó el concejal de Turismo y Promoción de la ciudad, Luis Javier Alonso.

La procedencia de los visitantes se ha mantenido estable respecto al 2007. Madrid continúa siendo la comunidad autónoma que más visitantes aportó a Zamora, con un total de 13.188 turistas, seguido de Castilla y León, con 6.184, y de Andalucía, que constituye la principal novedad del 2008, al situarse en el tercer puesto, con 5.370 turistas.

En el año 2007 Zamora recibió 9.060 turistas procedentes de Madrid, 4.769 de Cataluña y 4.594 de Castilla y León. En cuanto al origen de los visitantes internacionales, Portugal, Francia y Alemania continúan siendo los países que más visitantes aportan.

Crisis
Sin embargo, el incremento en el número de turistas que pasaron por la ciudad no lleva aparejado un incremento en el número de pernoctaciones en los alojamientos hoteleros. Por el contrario, y como advierten los hosteleros, no sólo no se ha conseguido mantener las cifras, sino que el descenso ha sido «brutal», principalmente en el segundo semestre, y se ha notado sobre todo en la reducción del número de reservas realizadas por turistas extranjeros, indicó ayer Óscar Somoza, presidente de la Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería (Azehos).

A falta de llegar la última estadística de balance anual, se espera desde el sector que los datos de diciembre equilibren un tanto la fuerte tendencia a la baja de los últimos meses, que los hosteleros atribuyen a la situación de crisis generalizada «que afecta a todos y no sólo a Zamora».

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística en diciembre y que corresponden a noviembre, en la provincia ha descendido en 7.000 el número de pernoctaciones, con lo que se ha contabilizado un 21% menos que en el 2007, mientras que en la capital el descenso alcanza el 25%, con 4.100 pernoctaciones menos respecto de la anualidad anterior.

Estos datos, dados a conocer ayer por el grupo municipal socialista, son un indicativo de que «la política turística del PP no funciona», criticó el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Zamora, Carlos Hernández.

El retroceso se ha notado especialmente en los alojamientos de turismo rural, «precisamente porque ha sido el sector que ha tenido mayor despegue, el mayor volumen de crecimiento en el último año», subrayó el presidente de Azehos.

Bodas
La consigna de la directiva de Azehos a los asociados para remontar los próximos meses es que «a la crisis hay que ponerle buena cara y contener los precios pero, sobre todo, que no merme la calidad». Para contrarrestar estos datos, Somoza sostiene que «hay que echarle imaginación, aportar ideas nuevas», como la presentada en octubre por la Diputación, el turismo de bodas.

Para los empresarios, al no ser un turismo estacional, «sigue siendo una buena idea, porque Madrid está saturada, es carísimo y cada vez vienen más personas vinculadas a la provincia a casarse aquí». Según un estudio, un 70% de las bodas que se celebran en Sanabria y Los Valles son de gente que viene de fuera. En la capital el dato es más incipiente, y está en torno al 5%. «Es un mercado atemporal y no es un turismo de zapatilla, la gente hace un esfuerzo y gasta porque es una fecha señalada. Creemos que es una apuesta de futuro».

Esta tarde se reunirá la comisión especial de Turismo para cerrar el borrador de la sociedad mixta que gestionará el turismo de la capital a partir de este año. Uno de sus tareas será conseguir que crezcan las pernoctaciones.

No hay comentarios: